Noticias Recientes

La pistola de Nintendo nos engañó toda la vida; así “funcionaba” en realidad

martes, 21 de agosto de 2018

El problema de volverse adulto es que descubrimos que todo lo que nos ilusionaba de niño era una farsa: Santa Claus, el amor y, ahora, las legendaria pistola de Duck Hunt de Nintendo.

Y es que ahora se sabe que cuando nos apasionábamos aniquilando a los patos silvestres que revoloteaban en un páramo vigilado por un burlón perro virtual, realidad estábamos siendo víctimas de un engaño total porque por más que apuntáramos, el sistema no registraba nuestra puntería, sino un triste detector de luz.

Hasta cierto punto, la cosa puede resultar obvia (como todo lo que nos ilusiona de niños) porque no existía la tecnología de, por ejemplo, el Wii, que como dispositivo tiene una comunicación con el videojuego que le permite saber su ubicación en el espacio y emite señales que sí registran las pantallas.

La pistola bautizada Zapper y con copyright de 1985, simplemente no contenía nada de esto y en cambio usaba un fotodiodo (semiconductor sensible a La Luz visible o infrarroja) que era capaz de detectar la luz que provenía desde la pantalla de TV; los cambios de luminiscencia que aplicaba el mismo juego no eran detectados por el ojo humano (a menos que se usará una cámara súper lenta), pero por la pistola sí; cada vez que se realizaba un disparo, la pantalla se pintaba de negro, a excepción del recuerdo blanco de cada pato.

Entonces, si tu puntería daba para apuntar el recuadro blanco, la pistola registraba el regreso de luz y por eso el ave caía ya sin vida.

Aunque el sistema rudimentario e impreciso era lo más cercano a cumplir con el objetivo del juego, demostrar la puntería y velocidad de cada jugador, la pistola de Nintendo en realidad no emitía ninguna señal, sino que recibía cambios lumínicos.

Esto, tristemente, significa que jamás hubieras perdido, por ejemplo, si apuntabas a un foco. Sentimos darte esta triste noticia, pero es mejor que sepas la verdad.