Últimas

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 10 de septiembre de 2020

“Gran Teatro del Cibao es una ruina”; dice el nuevo director


Pisos deteriorados, residuos de filtraciones, plafones destruidos y falta de higiene son algunos de los problemas que presenta el Gran Teatro del Cibao (GTC), ubicado al frente del Monumento a los Héroes de la Restauración de Santiago.

Durante un recorrido realizado por las instalaciones, junto al nuevo director general y artístico, el teatrista Luis Marcell Ricart, reporteros del periódico Diario Libre comprobaron el avanzado deterioro en que se encuentra el principal escenario que tienen los artistas en la región norte del país.

De las cinco salas que posee la edificación solo dos están habilitadas y en condiciones deplorables. Requieren butacas nuevas, iluminación y equipos técnicos.

De igual manera, urge la reparación de la cocina del bar, así como de las salas Eduardo Brito y Divina Gómez, ubicadas en el tercer nivel de la obra diseñada por Teófilo Carbonell.

En ese mismo piso hay varios tramos del plafón desplomados desde hace dos años, según empleados del teatro.



Otro de los espacios poco frecuentados y abandonados son los camerinos, pues una gran parte están inhabilitados.

Los mobiliarios de los tocadores también lucen descompuestos y en muchos casos carcomidos. En algunos de los baños faltan orinales, inodoros, llavines y lavamanos.

A pesar de que fueron reparadas las filtraciones por la pasada gestión de Brenda Sánchez, el plafón afectado por las aguas no ha sido sustituido.

Otros desperfectos de la infraestructura, inaugurada en el año 1995 por en entonces presidente Joaquín Balaguer, es la poca iluminación de las diferentes salas.

Por citar un ejemplo, la única sala con medianas condiciones para realizar actividades es la Julio Alberto Hernández, con solo cinco luces hábiles.



Luis Marcell Ricart afirmó que para restaurar la edificación, con todos los problemas que presenta, es necesaria la intervención del presidente Luis Abinader, así como la integración del sector empresarial.

Recordó que el Gran Teatro del Cibao, en su condición de institución autónoma, no recibe fondos regulares del presupuesto nacional.

Sus recursos son generados a través de las actividades que desarrolla, las cuales son nulas en la covidianidad.

«Aquí se necesita que fuerzas mayores colaboren para reparar el teatro», subrayó.

Víctima del desamparo

El símbolo cultural y artístico de la región tiene 25 años de fundado. En el pasado quedaron las actividades esplendorosas realizadas en sus salas.

El deterioro de la infraestructura evidencia el desamparo al que durante años fue sometido el teatro por la dejadez de pasadas gestiones.

El sótano del escenario es actualmente un depósito de basura y en sus alrededores, víctimas de desamparo, hay dos pianos abandonados; uno de estos fue utilizado por el jazzista de fama internacional Michael Camilo.

El Gran Teatro del Cibao no cuenta con una planta de emergencia, ascensores en uso y el área de lavar indumentaria de escena nunca se ha estrenado.

En un cuarto de siglo, unas seis personas han ocupado la dirección del cotizado escenario. Es notorio que el mantenimiento de las áreas no ha sido prioridad.

Sobre la administración

Ricart aseguró que recibió algo menos de RD$70 mil. Y, a pesar de que la pasada directora expresó en un vídeo que había dejado la computadora, el nuevo titular sostuvo que no la ha recibido.

¨La parte administrativa también necesita una reestructuración, informó el productor de musicales.

Además de intervenir la infraestructura, Luis Marcell Ricart entiende que deben contratar más personal.

La nómina actual es de 50 personas, la mayoría con más de 60 años, por lo cual permanecen en sus hogares.

Dijo que su objetivo es relanzar el teatro y que alcance las dimensiones del Teatro Nacional.

Reacción a las críticas

La designación de Luis Marcell Ricart al frente del Gran Teatro del Cibao fue rechazada por gestores culturales y hasta por la dirección local del Partido Revolucionario Moderno (PRM), debido a que no es nativo de Santiago.

Ante esas críticas el teatrista pidió que le permitan desarrollar su trabajo.

«Vine aquí a trabajar con todo el corazón por el arte y la cultura de Santiago. Si de aquí a un año se considera que no estoy haciendo las cosas bien, entonces que emitan algún juicio», expresó.

Dejó claro que no descuidará sus actividades comerciales en Santo Domingo y que dedicará todo el tiempo que sea necesario al recinto cibaeño.

Expresó que luego de reestructurar la parte física dará a conocer el proyecto teatral que tiene en agenda para la institución.

FUENTE: Diario Libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas