Últimas

5 consejos muy efectivos para dormir mejor durante el embarazo


El sueño y el descanso están asociados a la salud y el buen estado de ánimo. Dormir mal puede causar enfermedades, hacerte sentir sin energías y de mal humor. Ahora imagina todo lo que te puede afectar no dormir bien durante el embarazo.

Varios estudios e investigadores como Sally Ibrahim, especialista en trastornos del sueño de la Clínica Cleveland, han analizado cómo cambia la dinámica del sueño a lo largo de los nueve meses del embarazo. Repasamos estos cambios, trimestre a trimestre, y te damos algunas recomendaciones para descansar mejor en esta etapa de tu vida.

Primer trimestre

En estas primeras semanas las mujeres tienden a tener mucho sueño, mientras la placenta crece, de acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina. Es posible que te sientas somnolienta y con pocas ganas de hacer actividades, pero con una gran necesidad de hacer siestas e irte a la cama temprano. Lo más saludable es dejarte llevar y dormir todo lo que quieras.

Segundo trimestre

Se acaba la necesidad imperiosa de dormir y pueden comenzar algunas dificultades, a medida que el bebé y la barriga crecen. En este período un gran factor puede alterar tu sueño: levantarse frecuentemente a orinar.

Tercer trimestre

Es en esta etapa cuando comienzan las verdaderas dificultades para dormir. Aunque estés muy cansada, el sueño puede ser de mala calidad debido a los dolores de espalda, las patadas del bebé, calambres en las piernas, las ganas de orinar frecuentes y urgentes y el aumento de peso, entre otros factores.

Lo que puedes hacer

No desesperes. Debes tener claro que muchos de los factores que te impiden dormir son inevitables, como que crezca la barriga o la necesidad de orinar. Pero hay maneras de mejorar la situación y lograr un mejor descanso.

1. Sigue una rutina

Trata de desarrollar una rutina relajante a la hora de acostarte. Pon música suave, lee un libro, date un baño tibio, échate una crema de lavanda… todo lo que te haga sentir relajada es válido. E Intenta siempre dormir a la misma hora.

2. Aléjate de los dispositivos

Lo hemos dicho mil veces y lo volvemos a repetir: la luz de los dispositivos, como smartphones y tabletas, influye negativamente a la hora de conciliar el sueño. Evítalos antes de irte a la cama o, al menos, al menos baja el brillo de la pantalla.

3. Evita la cafeina e hidrátate

Es una recomendación obvia, pero no por ello dejaremos de decirla: limita el consumo de cafeína en tu dieta; es una medida simple que puede hacer una gran diferencia. Por otro lado, toma mucha agua; estar hidratada puede ayudar a reducir los calambres.

4. Controla el estrés

Si te sientes ansiosa o estresada por la cercanía del alumbramiento, busca herramientas para relajar tu mente. El yoga, la meditación de atención plena o la terapia de masajes pueden buenas alternativas, también dar una caminata todos los días o practicar alguna actividad que te guste.

5. Cuida tu posición

Acuéstate de lado; es la mejor posición a la hora de dormir y te puedes ayudar con una almohada de maternidad para apoyar tu espalda y tus rodillas. Para evitar problemas respiratorios, duerme con la cabeza elevada.
Si aun tomando estas medidas sientes que no logras descansar ni dormir lo suficiente, consulta a tu médico. Ten en cuenta que si tienes algún trastorno del sueño, como síndrome de piernas inquietas o apnea, puede empeorar durante el embarazo o manifestarse por primera vez en esta etapa. (Fuente Holadoctor.com)
Con la tecnología de Blogger.